Mutualcoop

Trebor Scholz: ?Introducir el modelo de cooperativa en la economía digital puede crear un gran cambio?

El profesor de la New School de Nueva York, Trebor Scholz, ha presentado batalla a la mal llamada economía colaborativa. Con su platform cooperativism [cooperativismo de plataforma] pretende ofrecer una alternativa a la explotación laboral de empresas como Uber o Deliveroo.

 Trebor Scholz

Nunca antes el adjetivo “colaborativa” había tenido unas connotaciones tan negativas como en la actualidad. Las protestas contra Uber, la explotación laboral de Deliveroo o las acusaciones de gentrificación a Airbnb, han puesto en el punto de mira de la crítica social a la nueva economía digital. Entre toda la maraña de nombres (sharing economy, gig economy, economy on demand, etc.) aparece una nueva opción que quiere irrumpir y, por qué no, suplantar a todas las demás: las cooperativas de plataforma. Trebor Scholz es uno de sus principales impulsores.

Profesor asociado de cultura y medios de comunicación en la New School de la ciudad de Nueva York, Scholz es unos de los principales críticos y analistas de la mal llamada economía colaborativa y de las nuevas de formas de “explotación, según la definición marxista”. Su libro Uber-worked and underpaid. How workers are disrupting the digital economy ha teorizado sobre el concepto del trabajo en la era digital y sobre cómo el capitalismo de plataforma ha fragmentado y atomizado los puestos de trabajo hasta convertirlos en esclavos del siglo XXI que no son capaces de defender sus derechos. Visita Madrid para participar en el ciclo de conferencias Seis contradicciones y el fin del presente que se celebra en el museo Reina Sofía y en El Salto aprovechamos para charlar con él.

Estamos viendo cómo el capitalismo de plataforma lo está cambiando casi todo en solo unos años. ¿Estamos presenciando el final del capitalismo? ¿Está cambiando?
No creo que todo haya cambiado, pero sí que pienso que el sentimiento es diferente. Ya no se siente como si fuera capitalismo, se siente como algo peor. En los 40 últimos años hemos visto cómo el capitalismo ha ido cambiando rápidamente. Ha ido abandonando esa relación laboral con el empleado para ir hacia un modelo por contrato y autónomos independientes. Va a diferentes marchas según el país, empezó en Estados Unidos pero ahora también está ocurriendo en Europa. Pero, desde 2005, con el comienzo de la mecanización de Amazon, la posterior crisis financiera y la aparición de este tipo de plataformas, se ha acelerado este proceso. Creo que la explotación del trabajador, desde el punto de vista marxista, ha cambiado también, aunque continúa siendo explotación igual. Es verdad que han cambiado muchas cosas. Por ejemplo, nunca antes habíamos tenido a millones de personas trabajando en todo el mundo de manera sincronizada bajo una misma plataforma.

Volviendo a tu pregunta, está claro que el capitalismo ya no es lo que era y lo actual parece mucho peor. Nadie sabe decir exactamente qué es, pero tiene pinta de ser algo drásticamente más abrupto. La gig economy [término anglosajón usado para la economía por “bolos” como Uber o Deliveroo] y la economía colaborativa tiene mucho que ver, aunque tampoco quiero sobredimensionarlo porque hay muchos otros factores. Pero está claro que ha acelerado ese cambio hacia el tipo de empleo en el que no se cobra y se ha roto el poder de negociación que los sindicatos tenían en décadas pasadas. Todos estos factores unidos han resultado en el sistema que tenemos actualmente.

Por otro lado, si queremos poner una mirada positiva, desde 2008 también hemos visto un renacimiento de los movimientos solidarios, de las cooperativas y de los sistemas p2p. En el momento en el que hay una mayor precariedad, este tipo de movimientos cobran mucho más significado para la gente.

Hablas de un nuevo sistema de explotación laboral, como el caso deDeliveroo, peor que lo que había anteriormente, ¿cómo puede ser peor que, por ejemplo, la esclavitud?
Puede que el ejemplo de Deliveroo no sea el más idóneo. El trabajo invisible que se hace online es un ejemplo mejor. Estamos consumiendo muchas cosas online que creemos que hace una máquina, pero la gente no ve que detrás hay miles de personas invisibles que han trabajado en ello. Y esto ocurre en pleno siglo XXI. Hay gente que trabaja para Amazon Mechanical Turk que recibe dos dólares a la hora. Esto es algo que en un contexto normal estaría prohibido, pero las condiciones actuales de internet han creado una especie de zona gris que lo permite y la gente no sabe en qué medida hay fuerza de trabajo detrás de ello. Esto es lo que llevan haciendo muchas de estas empresas desde hace ya bastante tiempo y ahora se está acelerando con las técnicas de inteligencia artificial (IA), que ha mejorado mucho desde 2005.

Entonces, ¿estamos presenciando el fin del concepto trabajo tal y como lo conocemos hoy?
Está claro que estamos ante un cambio en el modo de emplear y en el modo en el que se hace carrera en un empleo. La idea de tener un trabajo y hacer carrera en ese sector o en una misma empresa durante toda la vida es cada vez más raro. Sobre este tema se está hablando mucho, la mecanización del empleo, la sustitución de más y más trabajos por la IA. El cambio de roles y responsabilidades. Está claro que va a cambiar el escenario y el trabajo, pero no creo que vaya a dejar al 47% de la población sin empleo, tal y como dicen algunos estudios. Creo que hay mucha gente que cree en escenarios en los que los robots se harán con todo el empleo, pero ese desarrollo tecnológico nunca va a funcionar con una especie de piloto automático. Es la sociedad, la ciudadanía, quien tiene el poder de controlar y dirigir ese desarrollo tecnológico. Hay un escenario posible en el que la gente es la que controla ese desarrollo tecnológico y nos guía hacia una sociedad próspera.

Y ese nuevo concepto que tanto se escucha últimamente: prosumidor.
Esto es algo de lo que llevamos hablando desde 2009. Recuerdo un artículo que escribí en 2008 en el que explicaba que la gente que usaba MySpace estaba trabajando. La gente pensó en aquel entonces que estaba loco. Hoy no creo que piensen lo mismo. Es lo que llamo datalabour [trabajo de datos], que es eso que hace la gente cuando crea datos que añaden valor a las grandes empresas tecnológicas y redes sociales mediante su uso o las búsquedas que hacen. Y no es una cuestión de aquello que lo que tanto se temía en los 90 sobre que iban a controlar lo que escribimos, no es eso. Se trata del beneficio que obtienen mediante el mapeo de tu vida social, de tu amigos. Lo que, sumado a los nuevos usos de la IA, nos puede llevar a escenarios que pueden dar tanto miedo como los capítulos de Black Mirror. Lo que ocurre en uno de esos episodios está ocurriendo ya en China, donde la ciudadanía va a ser valorada por un sistema de puntuación donde si tú te retrasas pagando tu alquiler puede que te sea imposible alquilar un coche por tu puntuación. Porque es imposible ver todos estos factores como desconectados. Están totalmente conectados. No es una cuestión solo de cosas online, es un tema de seguros de hogar o todas esas cosas que rodean nuestras vidas.

 

 

Fuente: EL SALTO